Por comerse las uñas, una joven pierde su dedo a causa de una enfermedad que ella misma se provocó.

Sin duda, el comerse las uñas es un mal hábito que la mayoría de las personas tienen, pero esta chica jamás imaginó que este mal hábito tuviera consecuencias trágicas, pues le tuvieron que amputar un dedo para terminar con la infección.

Uno de los principales motivos de comerse las uñas son los nervios, es sumamente peligroso, porque aparte de contraer infecciones puedes llegar al grado de hasta perder los dedos, pues esto le pasó a una chica, originaria de Australia, llamada Courtney Whithor.

La joven, de 20 años de edad, tenía la mala costumbre de comerse las uñas, principalmente la del dedo pulgar de la mano derecha. Ella comenzó a hacer esto, luego del acoso escolar que sufrió en 2014.

A los pocos meses, su dedo comenzó a ponerse negro y, por pena, ella pensó que lo mejor sería ocultarlo a sus amigos y familiares durante cuatro años. Lo que Withor no imaginaba, era que ese color era porque había desarrollado cáncer de piel poco común.

Cuando la enfermedad se desarrolló, la joven acudió al hospital para recibir tratamiento. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos médicos, le tuvieron que amputar el dedo.

“Me enteré de que tenía cáncer de piel y me puse triste; no lo creía. Me hice varias cirugías para curarme, pero nada funcionó. La única opción era amputarme el dedo”, relató la chica en una entrevista realizada por un medio local.

De acuerdo con el informe médico, el raro padecimiento de la mujer es conocido como melanoma subungueal lentiginoso acral, el cual se desarrolló por el hábito que tenía de morderse las uñas.

Por el momento la joven se encuentra en recuperación y su familia aseguró que harán lo posible para evitar que siga comiéndose las uñas, ya que eso podría llevarla a perder otro dedo.

Comentarios